Trasladarse a la Edad Media está más cerca de lo que pensamos. Muy cerca de la ciudad de Valencia a tan sólo una hora y quince minutos, podemos respirar el aire que respiraron nuestros antepasados, ver las mismas vistas panorámicas que ellos vieron, alcanzar sus torreones  de vigilancia. El Castillo de Chirel ofrece esto y mucho más.

Vivir la experiencia de sentirse parte de este entorno histórico, comienza desde el casco urbano de Cortes de Pallás, junto al embalse de Embarcaderos. Este punto es referente como meta de la ruta fluvial por el río Júcar.

Vivir la experiencia de sentirse parte de este entorno histórico, comienza desde el casco urbano de Cortes de Pallás, junto al embalse de Embarcaderos

 

El castillo de Chirel, tiene su origen como fortaleza defensiva, por su lugar de construcción en una elevación llamada muela del Cinto del Castillo.

Tal es su importancia histórica, que fue declarado Bien de Interés Cultural el 16 de Junio de 2002. Este otorgamiento no le ha librado de estar en peligro de conservación por su estado actual de ruina progresiva. Actualmente podemos disfrutar de elementos arquitectónicos estables en su conservación.

 

Castillo de Chirel, un viaje a la Edad Media.

Fue construido a finales del siglo XIV, como centro de operaciones contra las guerrillas de moriscos sublevados. En su construcción se tuvo en cuenta la situación para su defensa, y la especial orografía, adaptándose la construcción del Castillo de Chirel a terreno peñascoso y con grandes desniveles.

Vivir la experiencia de sentirse parte de este entorno histórico, comienza desde el casco urbano de Cortes de Pallás, junto al embalse de Embarcaderos

La infinidad de conflictos armados, con puntos importantes como la revuelta de Al-Azraq (el de los ojos azules) y la expulsión de moriscos en 1609, repercutió negativamente en el comercio de la región, iniciándose la decadencia del Castillo de Chirel, pues la zona se quedó muy poco poblada.

Vivir la experiencia de sentirse parte de este entorno histórico, comienza desde el casco urbano de Cortes de Pallás, junto al embalse de Embarcaderos

 

El Castillo de Chirel, se eleva imponente en las gargantas del Júcar a más de 654 metros de altitud sobre el nivel del mar.

El camino hasta llegar a esta fortaleza, nos deja en la memoria paisajes panorámicos espectaculares, hasta alcanzar la fachada principal en la cara norte con torreones defensivos.

 

Subida al Castillo de Chirel

Diferentes estilos arquitectónicos se manifiestan en esta construcción, destacando el gótico frente al resto, reflejado en un arco de medio punto, presidido por el escudo de la familia del barón de Cortes de Pallás, a quienes perteneció el Castillo de Chirel.

La ruta de ascenso, hasta la fortaleza del Castillo de Chirel desde el casco urbano tiene una longitud de tres km, teniendo en cuenta la ida y la vuelta, esto supone aproximadamente unas 2 horas.

La subida al Castillo de Chirel, debe hacerse a pie, por una senda que finaliza en un complicado acceso al castillo, con dificultad para atravesarlo.

Vivir la experiencia de sentirse parte de este entorno histórico, comienza desde el casco urbano de Cortes de Pallás, junto al embalse de Embarcaderos

 

En un momento del ascenso, se abandona el camino por un sendero a la derecha, junto al barranco. Este camino, conduce hasta una pista asfaltada que lleva al camino del Oroque con la senda de Cortes de Pallás.

Desde este punto se puede ver, el barranco del Júcar limitado por la Muela de Cortés en su parte derecha y por la izquierda el macizo de Chirel.

Si quieres más detalles, para planificar esta ruta, para alcanzar la historia de este magnífico castillo defensivo medieval, también puedes seguir leyendo Senderismo al Castillo de Chirel.

 Suaventura, pone la historia al alcance de tu caminar ¡No pierdas el paso!